Diferencias entre seguro de Vida y Decesos

 

Como comentamos hace poco en las publicaciones de redes sociales, ha crecido notablemente que las personas cada vez contratan más seguros de Vida o de Decesos. La razón es simplemente dejar lo más protegidos a las personas que se quiere, para cuando llegue el momento en el que ya no estén.

Aunque los dos tipos de seguros coinciden que entran en acción tras el fallecimiento del asegurado (o en caso de invalidez también en el de Vida) estamos hablando de productos diferentes que ofrecen coberturas distintas. Hay que aclarar, que ambos pueden ser complementarse entre sí, dado que no son incompatibles el uno con el otro, hay muchas personas que tienen contratados ambos seguros.

 

Seguros de Decesos

El seguro de Decesos, tiene como fin la prestación del servicio funerario tras la muerte del asegurado, en el cual se incluyen los traslados que sean necesarios, asesoramiento sobre temas jurídicos o la atención psicológica llegado el caso. Las principales coberturas que se tienen en un seguro de Decesos son:

  • Servicio funerario. En este tipo de servicios se incluye el féretro, coche fúnebre, tanatorio, despedida religiosa, flores y lo referente a los gastos de inhumación o de incineración. También cabe la posibilidad de que se incorpore la realización de esquelas o el anuncio de la defunción en diferentes medios de comunicación.

 

  • Gestiones administrativas. Este apartado es en el que un especialista se encarga de todo el papeleo y trámites administrativos tras el fallecimiento, como el certificado de defunción, solicitud de la pensión de viudedad, la inscripción en el Registro Civil, la baja del Libro de Familia y de la Seguridad Social.

 

  • Traslado del fallecido. Esta opción es totalmente opcional, aunque bastante frecuente, permite el traslado del difunto y de un acompañante desde el lugar de fallecimiento hasta donde se llevará a cabo el sepelio.

 

  • Accidentes y asistencia en viaje. Algunos seguros de Decesos, incluyen dentro de sus pólizas, una indemnización por fallecimiento o por invalidez permanente en caso de sufrir un accidente, así como el de cubrir los gastos médicos en los desplazamientos.

 

  • Servicios digitales. Hoy día y en pleno siglo XXI, la era digital y más con toda la pandemia que padecemos a nivel mundial, se han tomado nuevas medidas de tipo online para favorecer todo el tema de papeleos comúnmente llamados. Entre las nuevas coberturas que se están ofreciendo en este tipo de seguros, destacan el testamento online (realizar el testamento en una página web con el soporte de un abogado), herencia digital (se traspasa a los beneficiarios designados la posesión y gestión de todos los archivos, cuentas online y, en general, de los activos digitales del fallecido, incluyendo todo lo que puede arrojar derechos de propiedad intelectual), gestión de los perfiles en redes sociales (se posibilita a los familiares la opción de borrar toda huella online, eliminando sus perfiles o dando de baja sus suscripciones, y, también, de implementar el servicio denominado ‘Último post’), asistencia psicológica online o lo más novedoso en este tipo de apartados, como es la de colocar códigos NFC o QR en la lápida o en el libro de condolencias para que, al pasar el teléfono, aparezca contenido del fallecido, como su biografía o distintos momentos de su vida).

Todas estas opciones era algo que nunca se pudo imaginar pero que en plena era digital y de la telefonía móvil, son opciones cada más más frecuentes, de ahí que los propios seguros las ofrezcan.

En cuanto a la tipología, existen actualmente tres clases de seguros de Decesos:

  • Prima única. Para personas mayores que contratan el producto, realizando un único pago a la fecha de contratación.
  • Prima renovable. En este caso, la prima crece anualmente según evolucionan el precio de los servicios funerarios y la edad de la persona asegurada.
  • Prima nivelada. La prima se mantiene bastante inamovible en el tiempo, salvo ligeros incrementos derivados del coste de los servicios funerarios.

 

 

Seguro de Vida/Riesgo y modalidades

Un seguro de Vida/Riesgo, ofrece a los beneficiarios de la póliza una indemnización económica en el caso de fallecimiento del tomador del seguro (o como consecuencia de un accidente con secuelas graves), según está establecido previamente mediante un contrato.

La realidad, es que ofrece muchas de las coberturas adicionales que ofertan los seguros de decesos, como el testamento online o la atención psicológica, aunque hay que destacar que existen algunos supuestos que este tipo de productos no cubre, como son por ejemplo: suicidio y muerte voluntaria del tomador del seguro, actos imprudentes del asegurado (consumo de alcohol o drogas, accidentes de tráfico por culpa de estas sustancias, actos delictivos,…), o si el asegurado decide reactivar un seguro de vida o ampliar el capital asegurado, donde deberá transcurrir un plazo determinado.

Entre los tipos de seguro de Vida/Riesgo más utilizados o contratados, los más relevantes son:

  • Seguro de Vida Entera. Su vigencia es durante toda la vida del asegurado y cuyo objetivo es el de compensar a los beneficiarios por la pérdida de ingresos que supone la muerte de la persona asegurada. Normalmente familiares, pero todo depende de a quién se ponga como beneficiario directo.

 

  • Seguro de Vida/Riesgo temporal. En este caso queda cubierto el riesgo de muerte del asegurado únicamente durante un tiempo determinado. Habitualmente tienen una duración de un año

 

 

Diferencias entre ambos tipos de seguro

Como hemos ido explicando anteriormente, aunque ambos seguros puedan coincidir en según qué coberturas, sigue habiendo una diferencia significativa entre ambos, las cuales vamos a detallar a continuación:

  1. Coberturas. Suele ser habitual confundir seguros de Vida con seguros de Decesos ya que ambos tienen como principal fin, garantizar el bienestar de los seres queridos del tomador del seguro una vez fallezca. Sin embargo, hay una diferencia notable entre ambos en el modo en que cada uno ofrece su cobertura:
  • En el seguro de Vida, se confiere a los beneficiarios del contratante una cuantía económica (o varias rentas) tras su muerte, y es él quien estipula la suma de la indemnización que recibirán ya que aparece en el contrato que firma cuando suscribe la póliza.

 

  • En el caso del seguro de Decesos, lo que se cubre en este caso son los gastos y trámites tras el fallecimiento de la persona (junto a otras adicionales, como ya se ha señalado). Pero en este caso no es posible elegir el capital exacto que se quiere asegurar, sino que es la aseguradora quien lo establece de acuerdo a los servicios fúnebres que se contratan y al lugar del sepelio.
  1. Precio. Otra diferencia muy importante, es en la primaque se tiene que abonar por cada uno (se tienen en cuenta distintos factores, como son el de la edad del asegurado o las coberturas que se contraten), así como los plazos de abono.
  2. Destinatarios. Cada vez hay más seguros de Vida que incluyen los servicios de Decesos, una de sus principales ventajas es sin duda, la de poder indemnizar en su muerte a quien el asegurado y/o contratante desee. Incluso hoy día existen otro tipo de seguros de Vida-Hipoteca, los cuales se diseñan para pagar el préstamo del banco si el asegurado fallece.

 

Como podéis haber leído, existen muchos tipos de seguros que pueden parecer el mismo, pero sin embargo son muy distintos, por eso lo mejor en estos casos es hablar con un profesional que os pueda explicar bien todas y cada una de las diferencias.

Desde Identy Seguros, queremos ayudarte en tu camino a la hora de contratar dichos seguros, al igual que hemos hecho con todos nuestros clientes durante tantos años.

Related Blog

Leave a CommentYour email address will not be published.