¿Por qué y cuándo cambiar el seguro de salud?

 

Un buen seguro de salud es el beneficio más valorado por los empleados en España en los últimos años, razón por la que muchas empresas ya lo han empezado a ofrecer en este casi terminado año 2020.

Si trabajas en una de estas empresas, es muy probable que en algún momento hayas pensado si tienes el mejor seguro de salud y qué hay que tener en cuenta para comparar y tomar una buena decisión de cara al próximo año 2021 que está a punto de comenzar.

Algunos aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de cambiar de seguro médico tanto a nivel profesional como a nivel personal son los siguientes:

 Precio 

La prima mensual o el importe que paga el asegurado cada mes a la aseguradora es un indicador claro del coste del seguro, sin embargo, no es el único gasto.

Que pagues un precio más bajo, no es un síntoma de ser más barato tu seguro, puede ser porque dentro de la cláusula estás abonando menos en la cuota porque la misma viene acompañada de lo denominado, copago. Algunas aseguradoras ofrecen un precio aparentemente más barato que realmente no lo es.

El copago es una cantidad deberemos abonar por cada vez que tengamos una visita médica, en determinados casos son crecientes, es decir, cuantas más visitas hagamos al médico, más cantidad habrá que abonar de copago por visita. Entonces la pregunta es, ¿de qué te sirve un seguro de salud que te hace pagar cada vez que quieres usarlo?


 Carencias

Las famosas carencias son los tiempos de espera que se aplican en los nuevos contratos, están especialmente pensados para evitar fraudes y abusos. Pero y en muchos casos siempre hay un, pero, pueden llegar a ser de lo más engorroso y una de las experiencias más frustrantes que se puede llegar a tener con un seguro de salud.

Generalmente ocurre cuando realmente necesitas acceder a un tratamiento y te encuentras con que hay que esperar varios meses hasta poder hacer uso de tu seguro de salud.

En el caso de estar recibiendo un tratamiento y querer cambiar de seguro, es muy importante informarse antes de las carencias para no llevarnos la sorpresa de que el seguro nuevo no permita seguir con dicho tratamiento hasta pasado un tiempo.

 Coberturas

 

Este apartado es posiblemente el más importante y el que puede marcar la diferencia entre un tipo de seguro y otro, por esa razón antes de contratar o cambiar de seguro es muy importante ver lo que ofrece cada uno teniendo en cuenta los apartados mencionados en los puntos anteriores.

Las principales que se deben de revisar en un buen seguro de salud o médico son las siguientes:

  • Asistencia primaria: medicina general, enfermería.
  • Especialistas: al menos 30 especialidades deben estar cubiertas. No es necesario que revises todas, pero si hay menos de 30 es probable que no ofrezca buena cobertura.
  • Tratamientos ambulatorios. Incluyendo cirugía.
  • Hospitalización: pregunta que los principales hospitales de tu zona estén incluidos en el cuadro médico.
  • Tests diagnósticos. A todos se nos vienen a la cabeza los obvios, análisis de sangre, radiografías, ecografías, etc. es importante que tu aseguradora también cubra los de alta tecnología, son caros, pero sin ellos la calidad de la asistencia sanitaria no sería completa.
  • Servicios o programas de prevención, porque no es necesario esperar a estar enfermo para usar tu seguro, más vale prevenir que curar.
  • Otros: como el transporte sanitario, el acceso a urgencias, asesoramiento telefónico, etc.
  • Cobertura dental: está incluida en el precio o a coste adicional.

Es muy probable que parezca que todos los seguros de salud son iguales y cubren las mismas cosas, pero, ¿qué nos dice la letra pequeña? Todo contrato y en el caso de los seguros ocurre lo mismo, incorpora una cláusula de exclusiones, es algo muy normal, no todo es valido a la hora de firmar, pero es muy importante leerlo bien todo y preguntar las veces que haga falta hasta entender todo, así evitaremos sorpresas después.

Por último, pero no menos importante, se debe de mirar cuales son los límites de la póliza, es decir, algunos productos limitan el número de veces que se pueden usar los servicios. Un claro ejemplo es en el caso de los seguros de coche, el servicio de asistencia en carretera, en determinados seguros o determinadas pólizas, tienes una limitación de uso de dicho servicio, una vez agotado hay que abonar el importe del costo del mismo al no hacerse cargo el seguro.

En la mayoría de los casos los límites son razonables, pero puede darse el caso de que lleguen a ser verdaderamente abusivos.

 Plazos de aviso

En el caso de no querer renovar o simplemente querer cambiar de seguro, la gran mayoría de las aseguradoras tienen una fecha de vencimiento que coincide con el año natural y finalizan el 31 de diciembre.

En el caso de querer cambiar de seguro, el cliente puede y debe cancelar la renovación del seguro notificando por escrito a la aseguradora con un mes de antelación al vencimiento, es decir, como fecha límite el 30 de noviembre, de lo contrario al no haberse cumplido los plazos, la aseguradora puede perfectamente reclamarle al cliente el importe de la renovación automática del seguro.

Después de todo lo que os hemos contado, los pequeños consejos, esperamos que os hayan servido de algo y os recordamos que desde https/www.identyseguros.es puedes contactar con nosotros, un equipo de asesores te ayudará a encontrar el seguro que mejor se adapte a ti y tus necesidades, nosotros no tenemos letra pequeña.

Related Blog

Leave a CommentYour email address will not be published.